20 de abril de 2009

Pequeños Gigantes

Hola a Todos!

Les dejo algunas fotos que tome en el asentamiento de la zona 5, estos son los niños del ministerio Pequeños Gigantes con los que trabajamos. Espero les gusten las fotos!

Para ver alguna imagen en tamaño real solo debes hacer click sobre la imagen.
espero poder subir algunas fotos mas en los proximos dias.



3 de abril de 2009

Buscando a Dios en Livingston por Mario Valdez

Día 1

El 11 de noviembre del 2006, era un día domingo, se sentía el clima fresco de primavera que caracteriza a mi país Guatemala, y con nervios en el estomago me apresure a tomar algunas mochilas empacadas desde un día antes. Ese día, era el primer día y el comienzo de una de las experiencias que más ha impactado mi vida en los últimos años. Nos subimos al carro y nos dirigimos rumbo a la base misionera "JUCUM"(juventud con una misión), recuerdo que iba nerviosismo con respecto a quienes iban a ser mis compañeros de internado en las próximas 3 semanas y pensaba en las cosas que me esperaban en dicha base. Creo que nunca me hubiera imaginado en ese momento que iba rumbo a lo que iba ser el punto clave de mis próximos años.

Al fin, llegamos, y con una gran sonrisa nos recibió Gerardo Lovato, un salvadoreño de pelo murusho y piel quemada, alto de estatura y con una sonrisa blanca que denotaba alegría al verme, Gerardo llevaba años dedicado al trabajo misionero a tiempo completo aquí en Guatemala, su simple presencia denotaba sencillez y un amor que en ese momento no podía explicar, recuerdo pensar que iba ser muy agradable conocerlo mas a fondo. Mi madre, por otro lado, como cualquier madre que por primera vez dejaba a su hijo por tanto tiempo, estaba nerviosa y triste, la abrace fuertemente y le di un beso en la mejilla. Después de repetir esto con mi papa y mi hermano, Gerardo me llevo a conocer lo que seria mi nuevo hogar en las próximas 3 semanas.

La base, que antes había pertenecido a un famoso político Guatemalteco, era un tipo de mansión, ahora convertida en un lugar de reunión para misioneros de todo el mundo. Había personas de Rusia, Finlandia, Estados Unidos, Salvador, Honduras, Guatemala y México. Era increíble como a pesar de la mezcolanza de culturas que había en ese lugar, se respiraba un ambiente de paz y armonía las 24 horas del día, Puedo decir con seguridad, que a sido el lugar en el que mas paz e sentido en toda mi vida. Los árboles cubrían gran parte del lugar, había una pequeña casa, en la que se hospedaban las mujeres y servia también como recepción y sala de entretenimiento, en medio, había un pequeño campo de football, mas al fondo, se podía ver un espacio alargado y con ventanas grandes y viejas en la que se tomaban las 3 comidas del día, y atrás de este se encontraban los cuartos de hombres. Cuando llegue acompañado de Gerardo, pude ver que ya habían llegado algunos de mis compañeros de habitación, entre y muy cortésmente -como si tratara de demostrar mi buena educación- salude a los otros dos jóvenes que estaban acostados boca arriba en las literas, Gerardo lovato nos presento rápidamente y luego dejo la habitación. Uno de ellos se llamaba Rene, tenia 19 años, bronceado por el sol del Puerto de san José, que era de donde venia, pelo negro ondulado y con un defecto que le impedía hablar correctamente, tenia labio leporino, pero esto no le impedía hablar como un loro, ya que rápidamente pude notar que era el mas extrovertido de los 3 en esa habitación. El segundo, Héctor, pertenecía a las montañas de San Miguel Chicaj, un municipio situado en el departamento de baja Verapaz y del cual no había oído nada en mi vida, Héctor era el mayor de los 3, tenia 20 años de edad, piel morena de nacimiento y una tez un poco arruinada por el acne. Después de hablar un poco acerca de mi lugar de origen, me dispuse a examinar la habitación rápidamente, el espacio era largo a lo ancho, tenia grandes ventanales y una pintura blanca que se observaba había estado ocupando esas paredes por bastante tiempo, el frió de la tarde-noche se filtraba por los distinto agujeros, y el ruido de una pequeña maquina que convertía la humedad en agua cubría el ambiente silencioso de la habitación. Se nos había dicho que faltaban aun 3 jóvenes mas que formarían parte del internado, hablamos durante aproximadamente 1 hora, y luego llego otro de los misioneros a tiempo completo que trabajaban en la base. Su nombre era Oscar, y al igual que Gerardo, este era un Salvadoreño dedicado a la vida misionera en Guatemala, su apariencia era un poco mas liberal de lo que se espera en un misionero, bajo de estatura pero un poco ancho a los lados, era joven, pero su barba negra que caía en forma de candado lo hacían verse mas maduro, su tatuaje con la forma del alfa y omega, el cual no descubriría hasta algunos días después, representaba su devoción por Dios, y el pensamiento de que Dios no se fija en nuestro exterior, sino que en nuestra alma y corazón. Nos pregunto nuestros nombre uno por uno, y con una sonrisa, nos dio la bienvenida a la base y nos invito a acompañarlo al comedor principal, ahí ya nos esperaban los demás misioneros y el director de la base, también se encontraban ahí las jovencitas que serian nuestras compañeras de internado. Al principio reino la chiviades entre sexos, nadie se atrevía a hablarles a las mujeres, que parecían una manada de ovejas agrupadas y murmurando acerca de nosotros, tras unos minutos de conversaciones en el gran salón, Gerardo, que al parecer era el director de internado, nos invito a tomar asiento en las sillas de plástico que estaban en el centro de la habitación, comimos casi sin decir palabra alguna, a mitad de la comida 1 de los 3 jóvenes que faltaban llego a la base, su nombre era kellwin, se presento a todos de manera general y ocupo su lugar en la mesa para tomar la cena, mas tarde, después de todos haber terminado, una misionera de nombre Hilda, a la que todos llamaban Mama Hilda y proveniente de honduras tomo la palabra y nos invito a participar en algunas dinámicas, estas nos hicieron tomar un poco mas de confianza y tras presentarnos todos y tener un tiempo de oración, nos despedimos y nos dirigimos hasta nuestros respectivos dormitorios.

Al terminar de ubicarnos todos en nuestras literas, vimos entrar a oscar, que según parecía, había sido destinado a cuidarnos durante la totalidad del internado, llevaba en la espalda su colchoneta y una pequeña mochila que coloco al lado de su litera, después de prepara su cama, nos reunió a todos en un pequeño circulo alrededor de el, y con una hoja en su mano, comenzó a leernos las reglas y el itinerario que deberíamos cumplir en nuestra estancia en JUCUM.

-Todos nos debemos levantar a las 7:00 a.m., hora en que jhon (un estado unidense de tercera edad que ayunaba constantemente y estaba delegado a cuidar la puerta) guarda a los perros guardianes-dijo oscar sonriendo, pero de una forma que denotaba seriedad-

-Tenemos una hora para el aseo personal antes de estar todos presentes en el comedor para tomar el desayuno.-Después del desayuno tenemos lo que llamamos "Tiempo Quieto", es 1 hora en la que cada uno de nosotros busca un lugar a solas en la base y tenemos un tiempo de oración antes de empezar nuestra jornada fija, esta es talvez la hora mas valiosa del todo el día -dijo oscar con voz seria y ojos fijos que pasaban por cada uno de los rostros en ese circulo-.

UNA HORA! pensé yo en mi interior, ya que apenas estaba acostumbrado a orar antes de cada comida y 1 o 2 minutos antes de irme a la cama, en ese momento sonó aburrido y tedioso, pero opte por asentir a oscar, como si ya estuviera acostumbrado a ese tiempo de oración. Creo que dentro de cada uno de mis compañeros en esa habitación, pasaba un pensamiento parecido, pero estos, al igual que yo habían decidido aparentar alegría ante dicha hora.

-Después del tiempo quieto tenemos 3 horas de clases

-1 hora de voluntariado en la que cada uno de ustedes ayudara a uno de los misioneros a realizar tareas de limpieza en la base y luego todos debemos presentarnos en el comedor para tomar el almuerzo todos juntos.

-A las 3:00p.m todos tienen que estar en el salón de clases para otras 2 horas de estudio y por ultimo todos juntos recorreremos el campo de obstáculos de 5:00 a 6:30 para terminar con un chapuzón en la piscina.

-Luego todos tenemos un merecido descanso hasta las 8:00p.m. Cuando nos juntamos para cenar.

-Las luces de toda la base se apagan a las 9:00p.m., si quieren tener un tiempo de lectura o talvez de oración al pasar esa hora, pueden decirme y con mucho gusto les podría prestar el área de estudios para que se quedaron 1 hora más ahí.

Finalizo de hablar y nos contó un poco mas acerca de el y de su tiempo como misionero aquí en Guatemala, siempre había pensado que el trabajo misionero era algo increíble, y el testimonio de Oscar acerca de sus años como misionero me hizo tener otra mentalidad acerca de estas personas, que sin que nadie las obligue, optan por tener una vida casi santa al servicio de Dios y las personas necesitadas, rechazan la vida material y reciben colaboraciones de parientes y amigos que les permiten pagar su lugar de vivienda y su comida, pero aparte de eso viven una vida humilde y dedicada a dar testimonio acerca de la vida de Jesús.

Pienso en el momento en el que estoy escribiendo esto, que no es solamente en la religión evangélica en la que se pueden encontrar personas que como oscar que dedican su vida al servicio de Dios, sino que en la religión católica podemos encontrar a las monjas y padres, en la budista a los monjes budistas, en el hinduismo a los yoghis o ermitaños de montaña, en fin, cada religión tiene personas dedicadas al servicio y a la comunión a tiempo completo con su Dios. En un mundo tan materia y carnal como en estos tiempos, muchos eligen tachar a estas personas como locos o fanáticos a la religión, pero no es hasta que uno llega a conocer a estas personas, que uno se da cuenta que en verdad estas irradian una paz y un amor que es difícil encontrar en cualquier persona, yo e elegido creer que esta paz y este amor proviene del encuentro cara a cara que este tipo de personas tienen con Dios, e elegido creer que estos a diferencia de nosotros, han desarrollado un nivel de espiritualidad mucho mas superior y Dios los a premiado con una vida en paz y con un corazón santo.

Les e de confesar que el itinerario dado esa noche, me dejo con un poco de decepción, ya que según mis pensamiento ese iba a ser un internado lleno de juegos y diversión la mayor parte del día, pero al oír de todas las actividades que ocuparían mi tiempo durante los próximos 10 días, una mentalidad negativa y mediocre inundo mi mente. Esa noche dormí mejor de lo que pensaba, y desperté bien de madrugada listo par un nuevo día.

( Continua )